Si echas un vistazo a tu vida, creo que encontrarás una certeza con la cual podemos estar los dos de acuerdo: absolutamente todo el que has vivido (¡que no es poco!) te ha llevado a estar dónde estás y a ser como eres. No eres una burbuja totalmente impermeable a tu entorno: éste ha incidido en tu desarrollo, de alguna manera. Así, una parte de tu realidad depende más o menos de ti, y son los factores externos; sin embargo, otra parte, los factores internos, dependen de totalmente de ti.
Hagamos un pequeño experimento: párate a pensar en la gente que has conocido, el modo en que la conociste y lo que te han aportado; las decisiones tomadas y no tomadas, las surgidas y las perdidas; las viviendas en las que has vivido, el barrio donde creciste, la escuela donde fuiste… ¡te llevará un ratito, no hay prisa! Puedes tirar atrás en el tiempo e, incluso, verte (re) viviendo las etapas, interacciones y los espacios evocados… Todo ello forma parte de ti, pero no eres tú.

Pongamos, por otra parte, que esta revisión de circunstancias vividas no te ha hecho sentir bien. Supongamos, incluso, que antes de hacerla ya te sentías mal, así que ahora has encontrado una justificación para tu estado. Más aún: no sólo has encontrado una explicación para tu malestar, sino que si en vez de echar un vistazo hacia detrás lo echas hacia adelante, apuesto a que limitarás tu capacidad de superación, tu fortaleza y tu capacidad y habilidad para salir adelante y sentirte bien, a cómo te ves ahora y cómo te has visto porque, claro, “esto siempre me ha hecho daño”, “siempre he sido así”… ¿verdad? ¡Pues no!

Pensar en el futuro teniendo presente el pasado no es que sea lógico o prudente, es que es una de las funciones básicas de la memoria (herramienta que nos aporta habilidades aprendidas para superar futuros acontecimientos, como ya vimos). Ahora bien: anticipar el futuro en base al pasado es distorsionar y reducir el mundo de posibilidades que tienes a tu alcance en el presente. Si integras que sentir no es el mismo que ser y que el que te sientas o hayas sentido de determinada manera en base a lo vivido no significa que lo tengas que seguir sientiendo en adelante, te darás cuenta de que siempre puedes elegir qué hacer y como hacerlo. Porque tu vida es tuya y tú eres quien la vivirá. Porque te darás cuenta de que tu mundo es tuyo y que tú lo construyes. A tu gusto. Por y para ti.

Se trata de encontrar las herramientas adecuadas y deshacerse del que no te es útil.

Tómate un segundo. Respira. Ponte a ello.

¿Te ayudamos?