Trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad son los que comparten miedo y ansiedad excesivos, así como alteraciones conductuales asociadas. El miedo es una respuesta emocional a una amenaza inminente, real o imaginaria, mientras que la ansiedad es una respuesta anticipatoria a una amenaza futura. Ambas respuestas, en el ámbito de la psicopatología, se distinguen de las reacciones no clínicas en cuanto incidencia y afectación en el desarrollo diario de las personas que lo sufren, así como su presencia estable en el tiempo, más allá de las situaciones puntuales que puedan generar dichas respuestas. ¿Qué trastornos corresponden a esta clasificación?

Fobia específica

Los individuos con fobia específica presentan miedo hacia situaciones u objetos precisos o los evitan. El miedo, la ansiedad y la evitación están casi siempre inducidos inmediatamente por la situación fóbica, en un grado desproporcionado al riesgo real que plantea. Existen diversos tipos de fobias específicas según el objeto que las origina: animales, entorno natural,  sangre-inyecciones-heridas, etc.

Trastorno de ansiedad social (fobia social)

La característica principal es el miedo o ansiedad ante las interacciones sociales y las situaciones que implican la posibilidad de ser examinado, o bien la evitación de las mismas. Puede darse en reuniones, interacciones con desconocidos, situaciones en las que la persona pueda verse observada comiendo o bebiendo o situaciones en las que se debe actuar ante otras personas. Los pensamientos se refieren a ser evaluad@ negativamente por l@s demás, sentirse avergonzad@, humillad@ o rechazad@ u ofender a otr@s.

Trastorno de pánico

La experiencia recurrente e inesperada de crisis de pánico y el estar persistentemente intranquil@ o preocupad@ sobre tener nuevas crisis y cambias de proceder debido a las mismas son elementos clave en el trastorno de pánico. Las crisis de pánico, a su vez, se caracterizan por la aparición súbita de síntomas de miedo o malestar intensos que alcanzan su nivel máximo en cuestión de minutos, acompañados de síntomas físicos (taquicardia, sudoración…) y cognitivos (miedo a volverse loco…).

Agorafobia

Las personas con agorafobia se sientes temerosas o ansiosas ante dos o más de las siguientes situaciones: uso del trasporte público, estar en espacios abiertos, encontrarse en lugares cerrados, hacer cola o estar en una multitud y/o encontrarse solas fuera de casa en otras situaciones; temen estas situaciones debido a pensamientos sobre el desarrollo de síntomas similares a la crisis de pánico en situaciones donde escapar o pedir ayuda sería inviable, por lo que suelen evitarse o se requiere compañía.

Trastorno de ansiedad generalizada

Las características principales son una ansiedad persistente y excesiva y una preocupación sobre varios aspectos (trabajo, escuela, família) que se perciben como difíciles de controlar. Además, suele acompañarse de síntomas como inquietud o sensación de excitación o nerviosismo, fatiga, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular y alteraciones del sueño.

Estrés

Aunque no estás categorizada como entidad nosológica en los trastornos de ansiedad, en CENAT te ayudamos a poner remedio a la vivencia negativa que te genera, empezando por conocerlo. ¿Sabes de dónde viene, por y para qué? ¡Descúbrelo!

 

¿Identificas estos síntomas en ti o alguien cercano?

¡Podemos ayudar!