Trastornos depresivos

Los trastornos depresivos (anteriormente conocidos y clasificados como trastornos del estado de ánimo) tienen como característica fundamental una alteración, a la baja, del humor. ¿Qué trastornos corresponden a esta clasificación?

Trastorno de depresión mayor

Se caracteriza por un ánimo bajo la mayor parte del día y suele acompañarse de insomnio y fatiga, así como de la pérdida de interés en actividades placenteras. Cambios en el apetito o el peso o en las conductas motoras, dificultades para pensar o concentrarse o sentimientos de inutilidad o culpa, e incluso pensamientos recurrentes de mente o ideación suicida son sus rasgos característicos.

Trastorno depresivo persistente (distímia)

El rasgo principal es un ánimo deprimido que aparece durante la mayor parte del día, durante al menos dos años, llegando incluso a ser posible que tanto un@ mism@ como su entorno acabe pensando que “es así”, que tal estado de ánimo bajo forme parte de las características de la persona. ¡No! ¡Hay alternativa!

Trastorno disfórico premenstrual

Las características esenciales son los cambios de humor bruscos (labilidad emocional), disforia (estado de ánimo desagradable que cursa con tristeza e irritabilidad) y síntomas de ansiedad que se repiten durante la fase premenstrual del ciclo y que remiten alrededor del inicio de la menstruación o poco después.

Duelo

Si bien no diagnosticable per se (no se halla como entidad en el marco de los trastornos depresivos) el malestar que genera sí puede ser motivo de atención clínica. El afecto predominante es el sentimiento de vacío y pérdida, con episodios intermitentes de disforia (denominadas punzadas del duelo), asociadas a pensamientos o recuerdos del difunto o ser o situación perdid@.

 

¿Identificas estos síntomas en ti o en alguien cercano?

¡Podemos ayudar!