Trastornos de síntomas somáticos

Los trastornos de este apartado tienen una característica común: la importancia de los síntomas asociados con un malestar y un deterioro significativos, es decir, al notar los síntomas eminentemente físicos, las personas que los sufren suelen presentarse en centros médicos de atención primaria, obviando la vertiente psicológica de los mismos. ¿Qué trastornos corresponden a esta clasificación?

Trastorno de síntomas somáticos

Se presentan múltiples síntomas somáticos (físicos), específicos (en una zona concreta) o inespecíficos (fatiga), que causan malestar o pueden originar problemas en la vida diaria, aunque a veces sólo aparece un síntoma grave: el dolor. Estos síntomas pueden estar asociados a una afección médica o no, y suele tenerse un nivel muy elevado de preocupación por los síntomas, evaluándolos como amenazadores, perjudiciales o molestos, pensado a menudo lo peor sobre su salud. Incluso cuando hay pruebas que indiquen lo contrario, puede temerse todavía que sus síntomas son muy graves.

Los problemas de salud, en definitiva, asumen un papel central en la vida de la persona, convirtiéndose en un rasgo de su identidad y dominando sus relaciones interpersonales (por ejemplo, fibromialgia)

Trastorno de ansiedad por enfermedad

Coloquialmente conocida como hipocondría, implica una preocupación por tener o adquirir una enfermedad médica grave no diagnosticada sin que aparezcan síntomas somáticos (físicos) o, si lo hacen, sólo son de intensidad leve. Así, una evaluación completa no logra identificar una afección médica seria que justifique las preocupaciones de la persona. La angustia, además, no proviene fundamentalmente de la dolencia en si, sino mas bien de su ansiedad sobre la importancia, el significado o su causa y, en caso de, efectivamente, existir afección médica diagnosticable, la ansiedad y la preocupación de la persona son claramente excesivas y desproporcionadas a la gravedad de la enfermedad.

Las personas con trastorno de ansiedad por enfermedad se alarman fácilmente con las enfermedades, al oír que alguien se ha puesto enfermo o al leer noticias sobre historias relacionadas con la salud y su preocupación por la enfermedad ocupa un lugar destacado en su vida y afecta a sus actividades cotidianas.

 

¿Identificas estos síntomas en ti o en alguien cercano?

¡Podemos ayudar!