Metodología en psiquiatría

 

La visita de psiquiatría, como cualquier visita médica, incluye una anamnesis en la que se recoge información del problema y una evaluación del paciente, dando como resultado una orientación diagnóstica y plan terapéutico a seguir, y posteriormente un seguimiento de la evolución.

Las visitas de psiquiatría en CENAT, incluyen eso mismo, primero se pregunta sobre el motivo de consulta y se recogen datos clínicos relevantes (antecedentes médicos, tratamientos concomitantes, alergias farmacológicas…), posteriormente se realiza una exploración psicopatológica (valorando y preguntando al paciente sobre los síntomas: estado de ánimo, ansiedad,…). Finalmente se concluye con una orientación diagnóstica y se formula un plan terapéutico adecuado para cada paciente (recomendaciones, tratamiento farmacológico si es necesario, derivación a otro profesional si se cree oportuno…). Y a los pacientes que lo requieren se les realiza un seguimiento a través de visitas sucesivas para ver la evolución. La duración del tratamiento depende de cada patología y de la gravedad de ésta (lo que se conoce cómo el pronóstico) y de la misma evolución.

Las visitas suelen ser individuales pero en algunos casos puede ser necesario consultar a la familia o se pueden realizar entrevistas familiares si se cree oportuno. En el caso de las visitas de psiquiatría infanto-juvenil, es necesario que el menor esté acompañado de un adulto (preferiblemente de los padres o cuidadores principales) ya que aportaran información relevante del funcionamiento del niño/a o chico/a en el domicilio, aunque puede requerirse visitar al menor a solas en algún momento determinado de la visita.