La primera diferencia es que el psiquiatra es licenciado en Medicina y ha escogido la especialidad en psiquiatría. Considera los problemas del paciente como resultado de algo que no funciona bien en el organismo. En cambio, el psicólogo es licenciado en Psicología y se centra en los aspectos psicológicos.
El psiquiatra puede recetar fármacos si es necesario; el psicólogo, junto con el diagnóstico, busca analizar las dificultades específicas del paciente en su día a día y diseña un plan ajustado por superarlas.
En CENAT trabajamos en contacto con psiquiatras, de ámbito público y privado, acercando al cliente la posibilidad de abordar sus dificultades desde ambas perspectivas.