El psicólogo es el profesional encargado de mejorar los estados de insatisfacción que puede sentir una persona. El cliente es como un alumno activo que ha de estar dispuesto a aprender nuevas formas de funcionamiento, más positivas y con más eficacia, rechazando aquellos patrones con los que funcionaba y no resultaban satisfactorios. El psicólogo es como el maestro que orienta y guía al cliente en este proceso de cambio. Conseguir el esfuerzo de superación y la motivación del cliente en este proceso es parte del trabajo del psicólogo.