La función del psicólogo abarca desde el trabajo en el autoconocimiento hasta el tratamiento de las patologías mentales más graves. Entre los dos polos hay una gran cantidad de niveles de malestar que nos hacen pensar que necesitamos ayuda para superarlo. Es en este momento en el cual ha de dirigirse a un psicólogo.
La manifestación de síntomas o malestar, aunque a veces no tengan causa aparente, son motivos necesarios por acudir a la consulta del psicólogo. Este, hará la intervención o bien lo derivará al profesional adecuado.
Además, es recomendable acudir cuando sea derivado por parte de un profesional del ámbito sanitario, educativo o social, o cuando los padres/tutores de un niño o adolescente detecten síntomas o rasgos desadaptativos en su conducta.