El contenido de las sesiones terapéuticas es siempre confidencial y está protegido por las normas deontológicas que requieren el secreto profesional, no pudiendo ser comunicado a terceras personas sin el consentimiento explícito del cliente.