Eyaculación retardada

En la eyaculación retardada del hombre tarda mucho en eyacular, no suele haber problemas de erección ni de deseo, el problema viene dado por un retraso no deseado en la eyaculación. Normalmente las causas son psicológicas. La eyaculación retardada se puede afrontar de forma eficaz siguiendo un tratamiento psicológico con nuestros psicólogos y sexólogos de Barcelona. Es un trastorno que se puede corregir con terapia sexual, aprendiendo diferentes técnicas y ejercicios.

En la eyaculación retardada el hombre tarda mucho tiempo en eyacular, no suele haber problemas de erección ni de deseo, el problema viene dado por un retraso no deseado en la eyaculación que puede agotar a los miembros de la pareja hasta el punto de hacerles abandonar la práctica sexual. Puede haber hombres que alcancen el orgasmo durante la masturbación pero no durante el coito, otros sólo a través del sexo oral, o tan sólo en sueños, pero no despiertos.

Los hombres que nunca han llegado al orgasmo presentan lo que se denomina aneyaculación, son casos muy poco frecuentes, lo más habitual son las dificultades para eyacular en presencia de la pareja o dentro de la vagina.

Normalmente las causas son psicológicas, pero pueden existir ciertos medicamentos, procesos hormonales o el alcohol que también pueden retrasar la eyaculación.

Pero centrémonos en las causas psicológicas que suelen ser la mayoría. Normalmente suele producirse un estado de ansiedad y autoexigencia que sólo provoca más problemas. El hombre que sufre este trastorno está muy pendiente de si va a terminar o no, lo cual le impide relajarse y disfrutar de la relación. Normalmente se trata de personas con un alto grado de control sobre sí mismas y les cuesta mucho relajarse. El miedo a no eyacular es su mayor problema.

La eyaculación retardada se puede tratar de forma eficaz siguiendo un tratamiento psicológico, es un trastorno que se puede corregir con terapia sexual, aprendiendo diferentes técnicas y ejercicios.

El tratamiento consiste en entender el problema que está ocurriendo a cada persona, aprender nociones de la respuesta sexual masculina, reconociendo las fases del proceso sexual, se enseñan diferentes ejercicios y técnicas para controlar la ansiedad, relajar se y dejar de controlar el proceso sexual, técnicas cognitivas y de imaginación, reestructuración cognitiva, autoinstrucciones, hipnosis y también si la persona lo desea se puede hacer alguna sesión de terapia de pareja.

Normalmente con unas cuantas sesiones la persona aprende a relajarse y a dejar de exigirse, sintiéndose mucho mejor y disfrutando plenamente de su sexualidad.